A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

DISCURSO DE RIGOBERTA MENCHÚ DURANTE LA SESIÓN PLENARIA DE APERTURA DE LA CONFERENCIA MUNDIAL DE PUEBLOS INDÍGENAS

CONFERENCIA MUNDIAL DE PUEBLOS INDÍGENAS

 

Si los Pueblos Indígenas alcanzan su libertad, su libre determinación, pero sobre todo su autodeterminación, entonces todas las normas internacionales se van a dignificar en políticas públicas a nivel nacional.

 

Nuestro sagrado día de hoy en el calendario maya es 7 energías del Ajaw Ax bu. El Ax bu es la fuerza del ser humano, es la fuera de cada persona, de cada hombre y mujer que cohabitamos este planeta. El Ax bu nos recuerda que también somos hijos del oxígeno, somos hijos de la Madre Tierra. Y con esta luz inicio esta participación en esta magna Asamblea, en esta primera Cumbre de Pueblos Indígenas de alto nivel.

Señor Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon, gracias por permitir a que esta Asamblea General lleve adelante esta Cumbre y que concluya con una resolución satisfactoria para los derechos y la dignidad de los Pueblos Indígenas.

Señor Presidente de la Asamblea, queridos hermanos indígenas que han venido de distintos rincones del mundo, queridas autoridades de las comunidades indígenas en cada uno de los Pueblos, las naciones y los países donde hayan venido, distinguidos miembros del Foro Permanente de Pueblos Indígenas, Relatora especial de Pueblos Indígenas y el Comité de Expertos de Pueblos Indígenas: En primer lugar, en 1923 que el hermano Dex Kaley compareció ante la Sociedad de Naciones para pedir participación plena, activa y propositiva en el seno de las Naciones. No lo logró y sentó un precedente.

Hace muchos años, tenía 23 años cuando me tocó la suerte de participar en la inauguración del Grupo de Trabajo sobre poblaciones indígenas donde ya los Pueblos Indígenas iniciaban un intenso cabildeo en el marco de las Naciones Unidas. Gracias a ese Grupo de Trabajo a quien rendimos homenaje el día de hoy es que se avanzó en la discusión sobre los derechos de los Pueblos Indígenas. Desde 1982 que inicia el Grupo de Trabajo han comparecido en las Naciones Unidas miles y miles de delegaciones de hombres y mujeres. Gracias a eso que dimos lugar a la creación del Foro Permanente. Gracias a eso se dio lugar a la adopción del Convenio 169 de la OIT; gracias a eso se dio lugar a la participación de los Pueblos indígenas en la Conferencia Mundial de Viena donde se aprobó un Plan de Acción para que inicie el Primer Decenio de los Pueblos Indígenas.

Recuerdo todo esto porque nosotros, los Pueblos Indígenas tenemos memoria y todo lo que hemos transcurrido en la historia universal está escrita en los intensos cabildeos y en las múltiples resoluciones de las Naciones Unidas.

El día de hoy estamos una vez más observando unos avances extraordinarios no solo en materia de derechos de los Pueblos Indígenas, sino también en un lenguaje común en la definición de los derechos de los Pueblos Indígenas. Es así como apoyamos plenamente la adopción de la Resolución que en esta Cumbre de Pueblos Indígenas una vez más va a fortalecer nuestras luchas, pero sobre todo va a fortalecer los planes de acciones por un lado de parte de los Pueblos Indígenas y por otro lado por parte de las Naciones o los países Estados.

Queremos decir que los avances que se han dado para los Pueblos Indígenas han permitido que muchos millones de Pueblos Indígenas hoy reafirmen su identidad, reafirman sus  derechos y reafirman su existencia. Pero el día de hoy yo estoy por los jóvenes, yo estoy por los niños, yo estoy por aquellos millones y millones de hermanos nuestros que aún sufren el hambre y la miseria, la desnutrición; aún sufren los efectos de la violencia cotidiana que viven en sus comunidades, en sus pueblos, en sus territorios a fin de proteger sus mares, sus ríos, sus aguas, sus tierras.

Yo vengo acá porque considero que los Pueblos Indígenas, sus jóvenes,  sus niños tienen derecho a salir adelante y es por eso que necesitamos pactar una vez más una Declaración que es la que esperamos que esta magna Asamblea adopte en unos minutos.

La Paz para nosotros es el equilibrio, es el respeto mutuo, es la reciprocidad; es la consulta. La paz para nosotros es escuchar las diversas opiniones porque de hecho somos parte de la diversidad.

Así como lo indica el hermano, es una gran responsabilidad hoy hablar por los Pueblos Indígenas, por lo tanto también hago un llamado a todos los Pueblos Indígenas, a sus dirigentes, para que todo tipo de acción que impulsen lo hagan con profunda responsabilidad; sobre todo que prevalezca en nosotros  el interés primordial que es el interés de nuestras comunidades y de nuestros pueblos. Estamos aquí hoy para celebrar entonces esos avances que hemos tenido, ya tenemos luces; ya tenemos éxitos y por eso existe la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas que igualmente ha sido discutida a lo largo de varias décadas.

En este momento rindo un homenaje a los miles y miles de hombres y mujeres de los Pueblos Indígenas que han perdido la vida desde que inició la discusión en el seno de las Naciones Unidas sobre sus derechos en agosto de 1982. A partir de estos años han sufrido las comunidades indígenas gravísimas violaciones de derechos humanos, incluso genocidio, etnocidio, feticidio, feminicidio. Son conceptos que aún no se establecen en lass resoluciones; pero es necesario dejar un precedente para que en esta magna asamblea se fortalezca la observación y la fiscalización del cumplimiento de las herramientas internacionales y sobre todo las herramientas que junto con ustedes, junto con las naciones del planeta las hemos construido y las hemos adoptado.

Todavía continúa la incertidumbre para nuestros pueblos en materia de salud porque la salud es algo primordial para toda la humanidad pero en particular para los Pueblos Indígenas. La salud es el bienestar general, no solamente el dolor o el sufrimiento de una parte del cuerpo. Es necesario incorporar las tecnologías actuales de los Pueblos Indígenas en los planes de desarrollo integral. Es primordial integrar la ciencia y la sabiduría de los Pueblos Indígenas en materia de educación. Nosotros necesitamos encauzar un nuevo enfoque de educación; una educación en contexto multicultural. No sólo una educación que reproduzca los parámetros de colonialismo o de sometimiento, necesitamos hacer una lucha frontal contra el racismo y la discriminación, porque el racismo y la discriminación de hecho es una enfermedad emocional, mental, que socaba la integralidad del ser humano.

También necesitamos fortalecer nuestra participación legítima, nuestra participación plena, activa, propositiva en los planes de trabajo tanto de los organismos de las Naciones Unidas como en las políticas públicas a nivel nacional.

Felicitamos a nuestros primeros hermanos y hermanas que con todo valor acudieron a la comunidad internacional, gritaron contra los delitos de lesa humanidad e hicieron ver que la humanidad respire el oxígeno de nuestra Madre Tierra. Sin ella nuestra salud integral está socavada en su totalidad.

Queridos hermanos, a lo largo de estos 34 años que yo tengo la suerte de estar vinculada a las Naciones Unidas he visto progresos pero también he visto frustraciones porque lo más importante son los millones de Pueblos Indígenas que viven en las laderas, que viven en las comunidades que aún no les llega la carretera y aún les llega solamente un poco de información, pero no la tecnología que la humanidad pregona el día de hoy.

Somos pueblos parecidos en general, a todos los Pueblos que han vivido la esclavitud, el sometimiento. Somos parecidos a todos los hombres y mujeres que han vivido la violencia en carne propia, sin embargo tienen la fortaleza para enseñar una luz y para ser una luz para los demás.

Si los Pueblos Indígenas alcanzan su libertad, su libre determinación, pero sobre todo su autodeterminación, entonces todas las normas internacionales se van a dignificar en políticas públicas a nivel nacional.

No es posible visualizar los derechos indígenas si no se visualiza en la vida cotidiana de la población y por eso esta es una nueva oportunidad para que abramos una brecha común. Esa brecha común de reciprocidad, esa brecha común de respeto mutuo, esa brecha común de plenitud de la vida y esa brecha común de futuro que se llama futuro de toda la humanidad.


Muchas gracias. Veo muchos rostros acá jóvenes. Esta juventud inspira mucho porque esta juventud que proviene de las distintas naciones del mundo, incluso presidentes jóvenes.

Rindo homenaje a México que ha dado mucho esfuerzo para promover la resolución que a continuación se va a aprobar, pero también rindo homenaje a nuestro hermano Evo Morales que encabezó el Estado Plurinacional de Bolivia y muchas otras luchas que en aquellos años, cuando éramos jóvenes, parecía ser imposible alcanzar a verlo.

Pero rindo homenaje a los jóvenes que ocupan las diversas misiones diplomáticas acá en el seno de las Naciones Unidas. Cuando yo ya andaba en los corredores de la ONU y cuando a mí me sacaba ya la policía de los corredores de las Naciones Unidas muchos de ustedes eran todavía más jóvenes.

Yo soy un Premio Nobel de paz que fui la primera embajadora del Año Internacional de los Pueblos Indígenas en 1993 nombrada por el Sr. Secretario General Butros Butros Ghali y que me dio la oportunidad de recorrer a las 29 naciones del planeta donde hay pueblos indígenas y que veo hoy sus representantes y me siento orgullosa porque quiere decir que el camino está abierto y ese camino nos toca construir juntos. Que la paz sea la vida, que la paz sea la educación y que la paz sea la cultura.

Muchas gracias.

Comments are closed.